Los musulmanes en España y el diálogo con la Iglesia

Un artículo positivo de la publicación eclesial “Alfa y Omega” que cuenta con algunas de mis declaraciones en una entrevista telefónica que efectúe con ellos.

Fuente: Alfa y Omega

«A los musulmanes ni tocarlos». Así se plantaron los vecinos del barrio de Els Orriols, en Valencia, cuando un grupo de radicales buscó venganza en los musulmanes del barrio tras los atentados de enero en París. Lo cuenta un sacerdote jesuita que trabaja en la zona, mano a mano con el imán local, organizando oraciones conjuntas y foros de debate. La integración es uno de los frutos del diálogo interreligioso entre la Iglesia y la comunidad musulmana en España.

Los obispos europeos, reunidos en Suiza hace dos semanas, concluyeron con preocupación que la estigmatización de los musulmanes y el Islam ha aumentado significativamente en Europa.

En España, la comunidad musulmana alcanzó, al finalizar 2014, un total de 1.858.509 ciudadanos, un 3,9% de la población del país. Lo dice el último informe de la Unión de Comunidades Islámicas de España –UCIDE–, que refleja que más de 700.000 son de nacionalidad española. Para Hisham Muhammad, secretario de la Asociación de Jóvenes Musulmanes de España, «en este país, hasta cierto punto, se puede hablar de convivencia», aunque, constata, «hemos notado un aumento de las agresiones verbales, e incluso físicas, en las fechas posteriores a sucesos como el de París». En conversación con Alfa y Omega, el joven enumera las dificultades con las que se encuentran para vivir e integrarse de forma plena en la sociedad española. Una de ellas, «la estigmatización que sufrimos en los medios de comunicación. Algo que no es reciente, sino que lleva décadas. Siempre se nos relaciona con la violencia, con la irracionalidad, con el machismo, con el maltrato a la mujer…, y eso cala en el subconsciente colectivo de nuestros conciudadanos, lo quieran o no». Muhammad admite que «mucha gente que se cree que es inmune al discurso islamófobo, al cabo de un tiempo acaba con una imagen distorsionada del Islam».

Otra dificultad es el escaso cumplimiento de los acuerdos firmados entre el Estado español y la comunidad musulmana en 1992. «En este acuerdo de cooperación se reconoce el derecho a acceder a la comida halal –alimentos aceptables por la ley islámica–, a los cementerios –donde los muertos se entierran mirando hacia La Meca, recostados a la derecha y envueltos en paños blancos, pegados a la tierra–, a los centros de culto o a la enseñanza específica del Islam para los niños». Pero una cosa es que esté estipulado, y otra «que haya cumplimiento. La mayoría de esos derechos son papel mojado». Y eso que «España es uno de los países más avanzados de Europa en este sentido», reconoce. Por ejemplo, en Griñón, el único cementerio islámico que había en Madrid lleva desde octubre obligando a enterrar con féretro. «A los musulmanes, a veces, se nos considera ajenos a este país. Pero nosotros no mendigamos. Exigimos nuestros derechos», afirma.

Natalia Andújar, Vicepresidenta de la Junta Islámica, denuncia que si un musulmán pide menú halal en un hospital, o en un centro penitenciario, «se le niega». También alude al problema en las escuelas, donde el 90% del alumnado musulmán carece de clase de Religión –así lo advierte el informe de la UCIDE–. Según este estudio, hay 275.000 alumnos musulmanes en centros públicos de enseñanza, y únicamente 47 profesores de Religión islámica en todo el país. El informe resalta que provincias con un alto número de estudiantes musulmanes no cuenta con ningún profesor, como es el caso de Barcelona, Madrid o Murcia. Según Andújar, «lo que ocurre es que en el centro dicen a las familias que no hay profesores. Ni se lo plantean».

La integración pasa por la sensibilización y el diálogo, asume Muhammad. Con las instituciones, la sociedad y también con otras religiones, «algo que es una necesidad imperante pero que no se lleva a cabo suficientemente». Según Hisham, «existen intentos tibios de crear mesas de debate interreligioso, pero todavía estamos a años luz de llegar al punto deseable». Es fundamental, añade, «conocernos y reconocernos mutuamente».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s