Científicos presagian que la contaminación será peor de lo que se esperaba

En tercera persona. Así es cómo hablamos de la Tierra. Como si de un mundo lejano se tratara, al que somos ajenos. Nos olvidamos de que somos parte de ella. De ella procedemos y su destino es inseparable del nuestro.

Todo el mundo se acuerda de ella en “su día” el 22 de abril. Es la fecha elegida para recordar nuestra responsabilidad de llevar una vida más ecológicamente viable, más “eco-friendly”. Y luego la mayoría de nosotros se olvida del tema al día siguiente. Se podría denominar una “eco-amnesia” que pretende que al planeta sólo le pertenece un día de entre los 365.

Esta efeméride del “Día de la Tierra, es un tanto paradójica y tiene su historia. Y es que en el año 1969, en una conferencia de la UNESCO que tuvo lugar en la emblemática ciudad de San Francisco, John McConnell propuso un día que celebrase la paz y concienciase acerca de la necesidad de formar una visión global a la hora de preservar el planeta. Dichos principios impulsados desde la ciudad dorada de California fueron celebrados por primera vez el 21 de marzo de 1970, coincidiendo así con el inicio de la primavera, estación simbólica de la moderación y la esperanza. Veinte años después, la fecha trascendería su ámbito nacional estadounidense y cobraría un alcance relativamente global.

El aniversario de nuestro actual año es ya el cuadragésimo sexto intento de despertar la consciencia de los terrestres para que veamos, de una vez y por todas, el precipicio hacia el cual nos dirigimos en masa. Es un paréntesis que algunos abren en medio de nuestra auto-aniquilación como especie; y es especialmente pertinente ahora que el negacionismo obstinado del calentamiento global ocupa la Casa Blanca, acentúa nuestra ceguera y nos rodea, literal y metafóricamente, con cortinas de humo que ya casi nos impiden vernos los unos a los otros.

Y aún así dedicamos unas escasas 24 horas al año a una reflexión que destila ingenuidad puesto que no alcanza ver la raíz del problema que se agarra y se camufla escurridizamente en el ego de cada uno de nosotros.

Es un día en el que pretendemos concienciar acerca del estado miserable al cual estamos reduciendo este rincón del universo que llamamos nuestro hogar sólo para que, al día siguiente, nos dediquemos a hacer todo lo contrario de lo dicho.

McConnell fue una persona con un gran ímpetu por resolver los problemas que aquejaban a la humanidad entonces y que, si acaso han cambiado, no han hecho más que ganar en gravedad. Es descartable que McConnell si hubiera conformado con un simple día anual por la Tierra si viviera en nuestros días, respirara nuestro aire, y viera la contaminación que afecta incluso las cimas de las montañas y las profundidades de los océanos.

Muchos son los informes científicos que presagian que los niveles de contaminación a nivel global serán peores de lo que se esperaba en proyecciones anteriores. Hace un año un equipo formado por los biólogos más destacados del planeta llegó a una conclusión espantosa. Según informaba el periódico The Guardian antes de que acabara el presente siglo (algunos de nosotros aún estaríamos vivos) la mitad de las especies animales del mundo habrá desaparecido. Y es que los humanos estamos destruyendo al reino animal acaparando todos los recursos, destruyendo su habitat natural a pasos agigantados y causando una autentica extinción colectiva. Algunos activistas piensan que los resultados de este informe son incluso una subestimación.

Un documental que muestra la escala colosal a la que se está llevando a cabo esta aniquilación del medio natural se titula “Racing extinction” (2015)

 

 

Los datos son alarmantes. Por ejemplo, según un informe del Banco Mundial de 2012 titulado “What a waste?” (¿Qué desperdicio?) afirma que las cantidades de residuos sólidos aumentará un 70% de aquí a 2025. Es decir en menos de 10 años.

¿Qué significa esto? Según el mismo informe, aumentará nuestra basura en definitiva desde los 3,5 millones de toneladas diarias que producíamos en 2010 a más de 6 millones de toneladas por día en 2025. Si crees que generamos demasiada basura hoy en día, espera ver las montañas de basura entre las que viviremos en el año 2025.

¡Ah! Y ensuciar no sale gratis. Según dicho informe del Banco Mundial el coste global para gestionar nuestra basura subirá desde los 205 mil millones de dólares de 2010 para alcanzar 375 mil millones en 2025.

Lo paradójico de la situación es, por una parte, que el día en honor a la Tierra, naciera en el país que más la asfixia y no muy lejos de instituciones tremendamente poderosas que anteponen los intereses de un puñado de lobbies al bien común de los habitantes de la Tierra. Por otro lado, llama la atención esa condición de alteridad que conlleva hablar de la Tierra en tercera persona, como si nosotros y nuestros hijos (acompañados por nuestra basura) tuviéramos la opción de decirle adiós a la tierra e irnos a otro planeta.

Al fin y al cabo, formamos una unidad indivisible con la Tierra. Somos tierra y somos de la Tierra: “De ella os creamos, a ella os devolveremos y de ella os haremos salir de nuevo.” [El Sagrado Corán 20:55] Sin embargo, la prognosis para los años venideros no augura nada bueno. En definitiva, nuestro modo de vida es inviable y nuestra idea de progreso debe dejar atrás su actual exceso. ¿Es posible?

Mientras el efecto dominó de la destrucción del planeta está en marcha, seguimos viviendo anestesiados, sin tomar ninguna medida realmente efectiva. De hecho, muchos científicos niegan saber a ciencia cierta si ya hemos cruzado el Rubicón y ya es demasiado tarde para tomar medidas efectivas. La situación puede que sea irreversible y que cualquier medida se limite a retrasar lo inevitable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s